COMPARTIR

Mitos y verdades

   

Mitigar u ocultar los efectos del alcohol

Una ducha fría o un café bien cargado te despejan.

Esta afirmación es totalmente falsa, ya que, ni una ducha ni un café, tienen la capacidad de disminuir la cantidad de alcohol en el organismo. Se podrá estar más despierto o despejado, pero se sigue estando ebrio.

Manteniendo en la boca un chicle, dos granos de café o soplando de determinada manera, se engaña el alcoholímetro.

El alcoholímetro mide igualmente el alcohol, aunque haya otras sustancias. Además, si la policía entiende que se está intentando realizar incorrectamente la prueba, puede considerar que se está cometiendo una falta muy grave (negarse a hacer la prueba). No hay manera de engañar al alcoholímetro.

La tónica, los antiácidos y otras sustancias que protegen el estómago afectan al alcohol.

Aunque puedan reducir el malestar provocado por la mezcla de sabores o por el vómito, no afectan al nivel de alcoholemia ni hacen recuperar antes la sobriedad.

Leyendas Urbanas

Algunas de las historias y trucos sobre las bebidas alcohólicas que no lo son...

Calcoholadora

Averigua cuánto alcohol hay en cada bebida

Mojito!

El alcohol en nuestro cuerpo

Qué recorrido hace y cómo afecta al organismo

Que recorrido hace el alcohol